LatPro.com

Conócete y haz lo que te haga feliz

Mi jefe quería que lo ayude a conseguir que una prostituta vaya a su hotel en la Ciudad de México ya que él no hablaba español. En la oficina en Charlotte, NC, noté que él no quería ir a casa por las tardes (su esposa no le agradaba). Yo acababa de graduarme de una Maestría en Administración de Empresas, y estaba vendiendo sierras eléctricas y cortadores de hierba a América Latina. Eso no me inspiraba y hubiese sido un desastre si me quedaba más tiempo en ese trabajo. Las sierras eléctricas que vendí se usaron para talar la selva y los cortadores de hierba eran de mala calidad – me parecía que no era un trabajo significativo.

Si odias tu trabajo, de nada te servirá saber lo que tu jefe quiere. Si el trabajo no tiene sentido para ti, de todos modos harás mal tu trabajo. Si estás fingiendo que te gusta (o ni siquiera estás intentando hacer bien las cosas), te vas a meter en un gran problema. Encuentra un empleo que puedas hacer con verdadera pasión, antes de que tu jefe decida que no le sirves y te despida.

Al ser tu jefe, ¿por qué debe interesarme si tu trabajo te hace feliz o no? Me importa porque yo quiero contar con un equipo que sienta pasión por su trabajo y que pueda mantenerse unido por 5, 10 años o más. Si tú no te conoces bien o finges que te gusta lo que haces, pondrás nuestra relación en riesgo, y esto usualmente no funcionará para ninguno de nosotros. Así es que hazte un examen de conciencia para que veas qué es lo que quieres.

Cuando la gente piensa en seguir su pasión como profesión, a menudo todo acaba por cuestiones de dinero. “No puedo ganar suficiente dinero con eso,” pensamos. Y probablemente sea cierto. Pero antes de irte a la cama con esa idea en la mente lee The Man Who Quit Money – es una historia muy conmovedora que cambió mi forma de pensar.

The American Who Quit Money To Live In A Cave from David Eckenrode on Vimeo.

¿Por qué debe importante a TI hacer o no lo que te hace feliz? La creencia popular nos dice que quién eres es más importante que lo qué haces — pero lo qué haces también puede cambiar quién eres. Si tu labor no es significativa, es posible que termines convertido en alguien que no quieres ser.

Las circunstancias nunca hacen la vida imposible, esto sucede por falta de sentido y de propósito.

No busques el éxito. Entre más lo busques y lo conviertas en una meta, menos lo alcanzarás. El éxito, al igual que la felicidad, no se busca; debe seguirse, y solamente se logra como si fuera un efecto secundario no intencionado de la dedicación personal hacia una causa más grande que uno mismo, o como subproducto de la entrega que uno tiene a una persona más que a sí mismo. La felicidad debe darse, y así llegará el éxito: tienes que dejarlo que suceda sin que te importe.

Yo quiero saber lo que tu consciencia te dicta hacer y hazlo lo mejor que creas. Entonces vivirás para saber a largo plazo – ¡a largo plazo, he dicho! – si el éxito vendrá es precisamente porque ya no piensas en eso.

-Viktor E. Frankl

¿No estás seguro cómo encontrar un trabajo que sea significativo para ti? ¡Para saberlo debes responder algunas preguntas complicadas! Primero, consideremos si estás haciendo un trabajo significativo:

• ¿Deseas el empleo como si fueras un caballo de pasarela o un perro de trineo?
• ¿Estás escuchando tu voz interna?
• ¿Tu trabajo alimenta tu alma?
• ¿Tu trabajo se siente como si fuera parte de tu vida?
• ¿Sientes que has encontrado tu vocación?
• ¿Puedes hacer ese trabajo por 10 años porque le pones corazón a lo que haces?
• ¿Puedes hacer tu trabajo con pasión?
• ¿Los dolores de cabeza de tu trabajo son tolerables?
• ¿Estás en paz con tu ambición ya sea porque estás persiguiendo un sueño o has dejado uno pasar?
• ¿Eres capaz de resistir las tentaciones de más poder, prestigio, o dinero que puedes conseguir desempeñando trabajos menos significativos?
• ¿Sostienes a tu familia y a otras personas con tu trabajo?
• ¿Te sientes cómodo con el ejemplo que le estás dando a tus hijos?
• ¿Tus dones están siendo revelados?
• ¿Tu trabajo te da la oportunidad de hacer algo grandioso o ser grandioso?
• ¿Aguantarás todo tipo de obstáculos que se te presenten en el trabajo?
• ¿Estás trabajando para impresionar o complacer a tus padres?
• ¿Te sorprende tu propio poder productivo?
• ¿Aceptas que te recompensen cuando haces bien tu trabajo?
• ¿Te sientes retribuido con tu trabajo y tu ambiente laboral?

Lee What Should I Do with My Life? si quieres profundizar más y saber como otras personas han respondido estas preguntas.

En segundo lugar, considera qué es lo que te inspira:

• ¿Cuáles de las habilidades que tienes disfrutas más a la hora de utilizarlas?
• ¿Te gusta más trabajar con gente, información o cosas?
• ¿Dónde te gustaría trabajar más (geografía, entorno, nivel de responsabilidad, campo)?
• ¿Qué causa, problema o valores quieres que tu vida cubra?
• ¿Qué valoras más en un trabajo además del dinero? Esto puede incluir una aventura, un reto, respeto, influencia, popularidad, fama, poder, estímulo intelectual, creatividad, ayudar a los demás, ejercer el liderazgo, tomar decisiones, espiritualidad, etc…
• ¿Te gustaría principalmente que te recordaran por la contribución que has hecho al mundo con tu mente o tu poder?

Esta es sólo una muestra de las preguntas que te preguntarás cuando leas el famoso libro What Color Is Your Parachute?
Finalmente, unas cuantas palabras memorables más de Man’s Search for Meaning, de Viktor Frankl.

Los que vivimos en campos de concentración podemos recordar a los hombres que entraban a las barracas para reconfortar a otros, dándoles su último pedazo de pan. Pueden haber sido pocos, en cantidad, pero ofrecieron pruebas suficientes de que a un hombre pueden quitarle todo excepto una cosa: la última libertad humana — elegir la actitud que podemos tomar ante las circunstancias, decidir el camino que cada uno de nosotros tomaremos.

Un ser humano no es una sola cosa entre el resto; las cosas determinan las unas a las otras, pero el hombre finalmente se auto-determina. Lo que habrá de ser de él – dentro de los límites de sus dones y su contexto – dependerá de él. En los campos de concentración, por ejemplo, en este laboratorio viviente y su sitio de prueba, vimos y atestiguamos algunos de nuestros camaradas comportarse como cerdos mientras que otros se portaban como santos. El hombre tiene ambos potenciales dentro de sí mismo, cuál de los dos se manifestará depende de decisiones no de condiciones.

Viktor Frankl on Youth in Search of Meaning 1972:

Eric Shannon


Agregar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.