LatPro.com

¿Conoces el camino más corto para ser exitoso en tu trabajo?

Lo que deseo lograr, dentro de mi rol como jefe, es esa certeza de que mi equipo puede completar mis frases. Que me siguen como mi sombra. Eso no significa que siempre deben estar de acuerdo conmigo – per  o que sí entiendan lo que digo, de dónde vengo y por qué hago lo que hago.

¿Qué puede ser mejor que una forma de trabajar así, sin contratiempos? ¿Cómo sé cuando alguien que acaba de integrarse a mi equipo va a trabajar bien? Cuando con frecuencia me pide mis observaciones. El mejor momento para hacerlo es de manera casual como parte de nuestro ritmo habitual de trabajo, especialmente al comienzo de nuevos proyectos o responsabilidades.

Por ejemplo:

MALO: “Eric, ¿podemos programar una hora para hablar acerca de mi desempeño laboral?”

ESTUPENDO: “Eric, ¿te gusta lo que estoy haciendo? ¿Esto es lo que esperabas? ¿Tienes ideas sobre cómo puedo mejorar?”

(por correo electrónico, mensajería instantánea, teléfono, o mensaje de voz, todos los medios funcionan)

Si requieres hacer un espacio para pedir mis observaciones, entonces probablemente no acostumbras a pedir y has creado una situación en la cual tu solicitud puede ser percibida como una molestia y la reunión en sí misma puede generar tensión. ¿Por qué?

Si no tienes el hábito de pedirle a alguien sus observaciones con frecuencia, la reunión que solicitaste será demasiado tardía. Es demasiado tarde para hacer cambios al trabajo que ya se hizo. Si no has pedido mis observaciones a lo largo de nueve meses, pensaré que eres una persona temerosa o indiferente. O, podré asumir que tu nivel de interés y compromiso con el trabajo es apenas promedio.

Quizás ya he contemplado buscar a alguien que tenga más compromiso, más energía o más experiencia para llenar tu puesto. No importan las razones de la falta de comunicación constante, el resultado final será la tensión entre tú y tu jefe.

Por supuesto, si no estás pidiendo mis observaciones porque ya te las estoy dando de forma continua, eso es comprensible – probablemente tendrás una buena reunión con tu jefe, si acaso insistes.

¿El jefe deberá pedir las observaciones también del equipo? ¡Sí! Pero mientras estás esperando a que el jefe pida tus observaciones, revisa la siguiente lista.

Pide retroalimentación:

1. de manera frecuente e informal
2. al comenzar proyectos o asumir otras responsabilidades
3. durante o después de una entrevista de trabajo
4. teniendo en mente tu propio desarrollo continuo
5. para calibrar tus esfuerzos con las prioridades actuales y no desperdiciar los recursos de la empresa
6. para mejorar tu productividad y el valor que aportas a la empresa
7. para evaluar y mejorar la seguridad de tu empleo
8. para sobresalir
9. para disipar tensión y gozar una mejor relación con tu jefe
10. para crear más oportunidades para discutir tu trabajo con tu jefe

< anterior  trabajar con inteligencia  siguiente >

Eric Shannon


Agregar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.