Latpro.com

Llega listo para dar la batalla

Mi hija salió volando por encima de la bicicleta más de diez veces y se golpeó bastante. La había llevado a un cerro cubierto de pasto, tal y como lo decía el artículo en la revista sobre cómo enseñarle a su niño a andar en bicicleta. Pero ésto sólo funciona si su niño o niña puede mantenerse en el asiento de la bici. ¡Vaya lío! Afortunadamente, ella sabe enfocarse e ignorar el dolor. Ella seguía empeñada en aprender algo nuevo y finalmente lo logró rápidamente en una cancha de basquetbol. Así es el éxito.

El éxito requiere dolor y sufrimiento. Piensa en Steve Jobs. Ahora es fácil olvidar que tuvo fallas, pero él se sintió devastado cuando lo despidieron como director de Apple en 1985. También muchos de sus productos fracasaron y seguramente tomó todo esto de manera muy personal.

El éxito le causa a tu jefe dolor mental y físico. Construir un negocio no es un trabajo de 9-a-5 – requiere de 10 a 12 horas al día, y hay veces en que no duermes cuando quieres o cuando necesitas hacerlo. Así sucede cuando se administra el personal, y deben hacerse las cosas en un ambiente de competencia. Es un poco como la guerra (o como educar a los hijos) – siempre hay una crisis. Siempre hay ruido, siempre hay dolor y siempre hay miedo. Tú no quieres que tu jefe tenga más dolor del que ya debe soportar.

Cómo enfrentas la crisis importa. Esto es importante para tu jefe y para tu carrera. Si tu jefe se ve en calma y bajo control, es por algo. Las emociones negativas son costosas – absorben la energía que se necesita para pensar con claridad y tener un buen desempeño. Las emociones negativas afectan el desempeño y también son contagiosas. Las emociones negativas crónicas causan enfermedades. Así es que tú escoges – puedes ser la persona que tu jefe llevará al campo de batalla, o el tipo negativo, histérico y lleno de pánico.

Mi jefe piensa que estoy a punto de quemarme el cerebro.Si quieres estar listo para el combate, tu familia y tus amigos, aprende a manejar tu energía. Más adelante te enseñaré cómo hacer esto. Yo no especulo acerca de esto. Estas son cosas que he hecho para recuperarme de una enfermedad crónica que me puso de rodillas (es decir, “me quería morir”). En realidad, claro que quería vivir, pero también deseaba tanto no tener más dolor que pensé en todas las opciones para dejar de sentirme así.

Estas son las cosas que eventualmente hicieron que me recuperará y también a ti te servirán. Yo sé que funcionan:

Ejercicio – Hay un billón de estudios que demuestran que el ejercicio mejora la salud emocional, mental y física. Tú podrás pasar muchos años leyendo sobre esto, pero lo mejor es que empieces a ejercitarte ya durante 20 minutos o más al día. Asegúrate de respirar profundamente al menos por 10 minutos. Si estás afuera y el lugar es hermoso, el ejercicio te servirá mucho más.

Si piensa dejar de trabajar para tener a su hijo...Recuperación – Necesitarás tener una recuperación proporcional a cada esfuerzo. No notarás esto si eres joven y estás sano, por eso mandamos muchachos de 18 años a la guerra. Con el tiempo, cuando tengas bastantes años y estrés en tu vida, esto será como aplicar la ley de la gravedad.

Para que mantengas tu equilibrio, necesitas un plan con el que formalices tus tiempos de recuperación. Haz lo que sea necesario para que recargues tus pilas. Cuando te sientas agotado, tal vez requieras dar una vuelta a la manzana, tomar una siesta de 10 minutos, que te den un masaje por media hora, 5 minutos de meditación, un día de descanso, o dormir temprano tres días seguidos. Lo que sea, pero hazlo.

Gozo – Debes divertirte y gozar tu vida para balancear todo lo que no sirve. La dicha es poderosa. Ser juguetón con mis niños es lo que a mí me funciona. También trabajo en el jardín y manejo avioncitos a control remoto. Ver televisión no cuenta a menos que se trate de un programa breve que te haga llorar o reír como un buen episodio de Los tres chiflados (ve Hombres de Negro).

Rituales Positivos – tu habilidad para enfocarte en cosas nuevas y practicar la disciplina conscientemente es más limitada de lo que crees. Cada paso de auto-control que pongas en práctica en el día se alimenta de una fuente determinada de energía.

Cuando te sientes avasallado, es porque tu tanque está a punto de vaciarse. Una forma de hacer rendir más tu energía es realizar rituales en el día. Un ritual o una rutina te permite manejarte en automático por un rato, conservando así tu energía para usarla después en otras cosas.

Intento desarrollar una 'atitud de gratitud' pero...Lo que es aún mejor, las rutinas pueden reabastecerte de energía si son rituales de recuperación. Estos son unos cuantos ejemplos personales: Yo me despierto por las mañanas y rezo una oración. No es algo tan religioso, apenas es un recordatorio de cómo quiero vivir y qué es lo que agradezco.

Procuro caminar todas las tardes 20-30 minutos. Empiezo la caminata con otra “oración para dar gracias” y luego me estiro por 15 minutos. Esto es dinamita para mí.

Sueño – El sueño es sagrado. Debes dormir siete a ocho horas. Acuéstate a las 10. Si te hace falta dormir, toma una siesta en el día (si no interfiere con tu sueño durante la noche). Si tienes un sueño ligero, asegúrate que no haya luz (usa persianas que bloquean la luz), y no tengas teléfonos o televisión en el cuarto, si es necesario utiliza tapones para los oídos.

Duérmete a la misma hora todas las noches después de leer un libro por 10 o 15 minutos (no uses dispositivos electrónicos). Si tienes insomnio, consulta la Terapia de Restricción del Sueño – nada funciona mejor. Si tu calidad de sueño es deficiente, averigua si tienes apnea del sueño.

Ansiedad y temor – Asúmelos. Tu temor tiene el poder de paralizarte y te derrotará si no lo enfrentas. No te dejes. Esto suele ser un mensaje importante detrás de tu ansiedad y tú debes prestar atención. Habla contigo mismo. Repite, “me siento ansioso y está bien. Básicamente estoy bien. Tengo lo que necesito y puedo enfrentar esto. ¿A qué le tengo miedo específicamente?” Anota tus temores en una hoja de papel y reflexiona en torno a ellos con mucho cuidado.

Imagina lo peor que pudiera pasar. ¿Podrías sobrevivir tal situación? Luego anota posibles soluciones. Yo no sé qué es lo que exactamente funciona. Tal vez sea decir los miedos en voz alta para que los veas con más claridad. Cuando no conoces tus limitaciones, los miedos crecen como hierba mala. Sácalos de tu cabeza y mándalos lejos por medio de las palabras.

Cómo se agota tu energía – Encuentra un trabajo y goza estar con un equipo que te brinde energía. ¿No te gusta tu trabajo? Pide que te den responsabilidades distintas. ¿Tu jefe es mala onda? Deja ese trabajo (lee What Should I Do with My Life?). Yo tenía un jefe muy pesado y por eso empecé a sufrir dolor de estómago hasta que me alejé de él.

Un colega dijo “haz lo mismo que yo – cada mañana me meto en la regadera y me echo un galón de Vaselina en el cuerpo para que todo lo malo se me resbale.” Yo no pude hacer eso. Si no puedes alejarte de las personas nefastas que te rodean, lo mejor es que te niegues a lidiar con ellos, y te rehúses por completo.

Comida – Lo que comes tiene un gran impacto en tu nivel de energía y en tu estado de ánimo. Lo que comes eleva tu nivel de azúcar y también hace que después caiga de picada. Esto obliga a sus glándulas suprarrenales a producir cortisol, lo que te provoca hambre y así empiezas a subir por una montaña rusa que al final del día te dejará sin energía. Para que te bajes de la montaña rusa, debes hacer cambios dramáticos y olvidar lo que la mayoría de los medios de comunicación dicen sobre nutrición.

No puedo cambiar mi altura...Dejé este punto al último, porque es muy difícil si tú no has tenido una crisis de salud. Pero funciona y estará a la mano cuando estés listo: no consumas cafeína, alcohol, azúcar o su equivalente, ni alimentos procesados. Los equivalentes del azúcar con cosas como frutas, jugo, pan, arroz y pasta.

Esos son los alimentos que elevan tu nivel de glucosa.

Lo bueno es que las grasas saludables de alimentos enteros como son huevos, queso, mantequilla, carne de res, cerdo, camarones, pescado, aceite de oliva y de coco, etcétera, son deliciosas y te mantendrán satisfecho.

Todo lo demás que comas debe ser un vegetal. Aquí puedes ver todo lo que necesitas saber.

Para finalizar – si tú sigues esta dieta, solo hay dos vitaminas esenciales que debes conocer: vitamina C y vitamina D. Yo tomo poco más de un gramo de vitamina C al día y recibo 50 g por vía intravenosa dos veces al año. Cuando me enfermaba mucho, me aplicaba vitamina C por la vena dos veces a la semana. Además de dormir bien, no hay nada mejor (que sea sano) para llenarte de energía que la vitamina C.

Su optimismo, energía y entusiasmo son estimulantes...

Nadie puede hacer todo lo que incluye esta lista todo el tiempo. Yo no puedo. Pero haz lo que puedas para organizarte y la gente a tu alrededor notará tu calma y tu fortaleza. La energía es tu meta principal. Atrévete a alcanzarla.

< anterior  trabajar con inteligencia  siguiente >

Eric Shannon

Add comment