LatPro.com

La guía completa para buscar trabajo – cómo conseguir un puesto en una buena empresa

Cuando egresé de la Universidad era pésimo para buscar trabajo y pasé seis miserables meses en las filas del desempleo. A partir de las lecciones que aprendí entonces y en los últimos 15 años haciendo negocios, yo te enseñaré a que seas mejor que 99% de las personas que buscan empleo y que consigas trabajo en una buena empresa. A continuación encontrarás esas lecciones descritas paso a paso en la guía completa para buscar trabajo que contiene plantillas para correos electrónicos y guiones para hacer llamadas telefónicas.

Buscar trabajo era en lo que menos pensaba cuando me gradué en 1992 – en vez me fui a la playa (Ocracoke island, NC) y durante seis meses ignoré todo lo que decían acerca de la recesión que se aproximaba. Eso no fue nada inteligente de mi parte pero aun atesoro los recuerdos, por eso lo volvería a hacer.

Cuando llegó el invierno y me quedé sin dinero, comencé a buscar trabajo en Virginia Beach pero no tuve suerte (iba de un lado a otro). Mientras procuraba un empleo en bienes y raíces que era lo que realmente quería, realicé varios trabajos tontos, cada uno de los cuales duró tres semanas y me hicieron sentir como un perdedor (fui mandadero, ayudante de un vivero, vendedor de condominios de tiempo compartido, etc).

Me deprimí. A tal grado que dejé de hablar con los amigos y con mi familia – mi estado de ánimo era oscuro. Mi sueño de ser un promotor de bienes raíces o un constructor se estaba esfumando. El negocio de bienes raíces se estaba hundiendo en todo el país, pero ese no era el mayor de mis problemas. Era este:

¿Cómo iba yo a saber lo que un reclutador en una buena empresa toma en cuenta? ¿Alguna vez has pensado que podrías conseguir lo que quieres si pudieras leerle la mente a la gente? Pues en lo que a buscar trabajo se refiere, esto podría ser cierto – sería muy fácil para ti superar el proceso de búsqueda de empleo si supieras lo que los reclutadores están pensando.

Yo era muy malo para buscar trabajo porque cuando tenía 20 años, no había dirigido o administrado una empresa. Cuando tú mismo reclutas o coordinas al personal, todo el asunto de la contratación te parecerá sencillo. Tal vez piensas: “Soy trabajador, tengo educación y experiencia – ¿por qué se me complican tanto las cosas?” Sigue leyendo y lo entenderás.

Misericordiosamente, luego de seis largos y duros meses que acabaron con mi soberbia, conseguí trabajo como analista bancario. Lo que me salvó fue el libro What Color Is Your Parachute? Yo lo devoré, hice los ejercicios que ahí venían y todo funcionó. Cuando surgió una buena oportunidad, estaba preparado y obtuve el puesto. Aunque no era el trabajo que quería, la empresa era muy buena y fue una estupenda manera de empezar mi carrera.

Si no has estudiado ni tienes herramientas para buscar trabajo pensarás que no sirves para eso. Y esta es la razón. En las buenas empresas:

  • los jefes y los reclutadores como yo notarán pequeños errores que tú para nada podrás detectar.
  • pensaremos que esos errores son señales de que no sirves para hacer el trabajo que estás solicitando.
  • no obtendrás buena retroalimentación y creerás que el problema es cualquier cosa, menos tú.

Esto parece duro… sí. Y sé que hay personas que buscan empleo tan desesperadas que han pensado hasta en suicidarse. Es por eso que hay que ser exigente para que las cosas salgan bien.

Primeramente, es difícil cambiar. Es difícil mejorar. Estoy partiendo de mis experiencias personales, entonces si me apasiono, toma en cuenta que es porque me baso en la realidad. Un buen orientador es alguien que te dice la verdad tal cual, con suficiente dureza para llamar y retener tu atención.

En segundo lugar, la forma más fácil de fracasar en el intento de buscar trabajo, es pensar en ti y hablar de lo que quieres obtener de tu patrón. Quiero que te olvides de ti y te adentres en la mente del reclutador (ese soy yo). Quiero que me digas qué se siente estar dentro de mi cabeza.

Quizás ya te diste cuenta que esto no es nada agradable… La competitividad en los negocios es feroz y todo lo que puede salir mal, sucederá. Hemos cometido todos los errores posibles, especialmente a la hora de contratar personal – contratamos personas que no pueden hacer el trabajo, personas que sí lo pueden hacer pero que son deshonestas o que no tienen interés en lo que hacen, personas que tienen buen discurso, pero nunca hacen nada, en fin.

Lo más difícil para una empresa o negocio es encontrar al personal correcto. Sin embargo los problemas de la contratación apenas son la primera parte. También ocurren desastres naturales, el equipo falla, los hackers atacan nuestros sitios web, los empleados se enferman, se divorcian, se cansan, los clientes pierden sus negocios, el modelo comercial se viene abajo, los costos suben, los competidores se multiplican, etcétera.

El trabajo del administrador o del gerente es aguantar la turbulencia, calmar ánimos y evitar el caso para entregar un producto o un servicio confiable. Nosotros reclutamos porque soñamos que todos los problemas tienen solución. Reclutamos para presionarnos menos con la carga de trabajo que tenemos – porque necesitamos ayuda. Por eso el mejor mensaje que tú puedes dar es el siguiente: “Tú tienes problemas que yo puedo resolver — ¡déjame mostrarte cómo lo haré!”

En tercer lugar, estamos ante una crisis abismal – una tormenta perfecta. Todo comenzó con los padres sesenteros que fomentaron el ego de sus hijos creando la ‘generación que todo lo merece‘. Estos jóvenes llegaron al mercado laboral justo cuando el Internet y las políticas gubernamentales animaron a las empresas a buscar mano de obra barata en otros países.

Entonces contratamos gente en China, India, Rusia, Argentina, o el país que tú quieras, y no lo hacemos aquí. Y como si necesitáramos otro motivo para contratar en el extranjero, nuestro sistema de educación pública ha tocado fondo. Afortunadamente para los empleadores muchos de los trabajos ya no requieren un gran uso de la inteligencia.

Como resultado de todo esto, tenemos demasiados Americanos sin un trabajo que les permita superarse y con currículums francamente tóxicos que incluyen largas listas de empleos que han desempeñaron en menos de 2 años. Irónicamente, los líderes empresariales están “desesperados” por contratar trabajadores que tengan las habilidades y actitudes que quienes actualmente buscan trabajo carecen.

Cuarto, las buenas empresas hoy en día sólo contratan a los más talentosos – en esta época sólo hay un ganador. El Harvard Business Review y todos los brillantes gurús gerenciales nos aconsejan que reclutemos sólo a los “jugadores estrella”. ¡A todos los demás hay que tirarlos a la basura! Según ellos, así será posible competir y ganar.

Sólo necesitamos tener dos buenas empresas por mercado – una empresa de comercio-e como Amazon que puede enviarnos cualquier libro que haya en el planeta o cepillos de dientes y Q-tips cada seis meses. Los competidores de Amazon están quebrando y este proceso tiende a repetirse en todos los mercados. Cada año que pasa, resulta más redituable ganar y más doloroso perder. Cuando las empresas ganan hoy en día, ellas (junto con sus empleados) obtienen millones y billones de dólares. ¿Quieres vivir esta experiencia?

¿Qué es una buena empresa? Si te esfuerzas en aprender lo que compartiré contigo aquí, podrás decidir lo que significa una ‘buena empresa’ en tu vida – harás tu propia definición, elegirás (repartición de ingresos, libro abierto, trabajo a distancia, etc.). Si no puedes hacer esto, acostúmbrate a trabajar en cualquier empresa mediocre que se te atraviese, con horarios largos, mucho estrés, poca satisfacción y escasas recompensas.

¿Quieres trabajar en una buena empresa que te de un futuro estupendo? Tendrás que ser estupendo y demostrarlo al buscar trabajo y al hacer tu trabajo. Esto es lo que tendrás que aprender y hacer para que tu vida laboral se convierta en una fuente de orgullo y satisfacción:

Cómo conseguir un trabajo estupendo en una buena empresa.

1. Sé proactivo
2. Ten prospectos
3. Cartas de Presentación
4. Currículums
5. blogs
6. El arte de la entrevista
7. Referencias
8. Formando redes
9. Trabajar inteligentemente

Sé proactivo

Buscar trabajo no es nada divertido – ¡Te están evaluando! Tienes que aprender a reírte mucho y pedirle ayuda a los demás. Sin embargo, más que nada deberás hacer todo bien para que no pierdas tu tiempo ni te desgastes. Estos son cinco principios generales que te servirán para que logres justo eso – aplícalos en cada aspecto de tu búsqueda de trabajo. Finalmente, si tienes preguntas y no encuentras respuestas en esta guía, por favor dilo.

1. Conócete. Debes saber para lo que sirves y qué es lo que disfrutas. Busca empleos con los que podrás comprometerte completamente – nada facilitará más tu proceso para que encuentres un buen trabajo.

2. Comprende que la cultura también cuenta cuando se trata de hacer una contratación y tú estás siendo estudiado en ese sentido. Si tu perfil corresponde con la cultura de la empresa el puesto será tuyo.

3. Retroaliméntate con alguien que te dirá la cruda verdad acerca de tu ropa, tus cuidados, tu discurso, tu saludo de mano, tu sitio web y tu escritura. Esto tiene que hacerlo alguien que comprende la cultura de la empresa que quieres que te contrate (que no necesariamente está de tu lado). ¿No conoces a la gente adecuada? Relaciónate con ella por medio de las entrevistas informativas o consigue apoyo profesional.

4. Llega preparado para la batalladinámico y lleno de energía. De esto dependerá tu éxito para encontrar trabajo. Quizás no sea fácil, pero es algo que sí se puede hacer.

5. Usa listas – comprende el proceso y conserva esta lista frente a ti.

Ten prospectos

Invierte alrededor de un tercio de tu tiempo en bolsas de trabajo pero no más de eso. Recuerda que los empleadores apenas eligen al 33% de su personal usando bolsas de trabajo (así es que el 66% de los empleados vienen de otras fuentes).

1. Debes saber lo que quieres y luchar por eso. Queremos ver pasión. Si tú sólo estás buscando un sitio para instalarte y con eso pagar tus gastos, nos daremos cuenta y no te elegiremos.

2. Busca empresas y ciudades que estén en pleno auge. Siempre hay oportunidades a la mano en una economía de $15 trillones de dólares como la nuestra. Búscalas. Escucha lo que dice Gisel:

. . . Dejé mi trabajo en junio durante la recesión actual. Traté de solicitar un empleo en línea y nada funcionó. . . . Tomé el periódico y encontré un artículo que contenía los 100 principales empleadores con los cuales se podía trabajar y los que seguían de ahí. Hice mis listados y anoté las 4 características principales que mi futuro empleador debería tener y luego busqué las compañías que las tenían. . . Usé [LinkedIn] para encontrar al personal de Recursos Humanos en las empresas en donde quería trabajar y les envié una solicitud para conectarme. La mayoría de las personas aceptaron mi solicitud y en pocas palabras – obtuve 3 entrevistas de trabajo usando este método y LinkedIn como herramienta de búsqueda de trabajo. . . ¡la próxima semana empezaré mi nuevo trabajo! -Gisel

3. Usa el correo tradicional y el teléfono. Empieza enviando una carta con propuesta de valor a los directivos de las empresas en las cuales te gustaría trabajar. Haz llamadas espontáneas. La mayoría de los empleos no se publicitan y la competencia para ganar esos trabajos ocultos es mucho menos que la competencia extrema que enfrentarás cuando usas buscadores de trabajo en línea. Es mucho más fácil hacer tu propia campaña por medio de cartas que crear una red de empresas que te tengan en la mira como candidato ideal.

4. Trabaja gratis para que demuestres tus talentos si una empresa en la cual realmente quieres trabajar no piensa contratar a nadie. O ofrece trabajar como proveedor independiente por un tiempo. Demuéstrale a la empresa que en verdad quieres laborar ahí.

5. Demuéstrales que no te irás o rendirás si realmente quieres trabajar en algún lugar. No te conviertas en una pesadilla (pregúntale al reclutador que tan a menudo), pero sigue consultando periódicamente. No dejes cabos sueltos – insiste. Y tampoco pienses que todo está en tu cabeza, usa herramientas como JibberJobber y StartWire.

No hay nada mejor en este mundo que la Persistencia. No basta el talento; nada es más común que la gente talentosa sin éxito. La genialidad tampoco es suficiente; los genios no reconocidos casi son un proverbio. La educación no lo puede todo; el mundo está lleno de gente educada que fracasa. La persistencia y la determinación son omnipotentes. El lema “el que persevera alcanza” siempre soluciona los problemas de la raza humana.

-Calvin Coolidge, 30vo Presidente de los Estados Unidos

Cartas de Presentación

Una buena carta de presentación es como un trago de agua fría en el desierto para un reclutador que está revisando su correo electrónico. Una buena ‘carta de presentación’ es en sí lo que nosotros llamamos una ‘propuesta de valor’ y de hecho no necesita ser complementada con un currículum y generar de inmediato una llamada o un correo. Este es un esquema para que escribas uno. ¿No eres bueno para escribir? Considera pedirle ayuda a alguien.

1. Habla acerca de las necesidades del empleador. No te concentres en lo que quieres obtener con el trabajo. Lee tu carta de presentación. Estoy leyendo tu mente. Casi siempre detecto que la gente sólo se fija en lo que quiere y esas solicitudes van justo a la basura. Si nada más te concentras en lo tuyo, no sabrás escuchar, serás malo para convivir con la gente y no podrás satisfacer las prioridades del jefe.

2. Sé breve. No más de tres párrafos con tres o cuatro frases breves son más que suficiente. Si tu carta es larga se notará que no te concentras y que sólo te fijas en ti. Las frases cortas y amables me llaman la atención siempre y cuando sepas qué decir.

3. No pierdas el enfoque. ¿Cómo me puedes ayudar? ¿Por qué quieres ayudarme? ¿Por qué dices que mi empresa es especial? ¿Cómo es que tus habilidades y tu experiencia satisfacen nuestras necesidades? ¿Qué puestos similares has tenido en el pasado? Responde estas preguntas y tu carta de presentación será perfecta. No hagas preguntas como “¿Puedes darme más información acerca de este puesto de trabajo?”

4. Sé auténtico. Di las cosas con tus palabras y llamarás mi atención. Si dices lo mismo que todos los demás sabré que has copiado el currículum de otra persona.

5. Sigue las instrucciones. Lee los manuales. Si estás respondiendo a una solicitud de trabajo publicada que describe los pasos para aplicar o los requisitos para que realices alguna tarea, sigue con cuidado las instrucciones o de plano ni te molestes en responder a la solicitud porque nosotros veremos que tú simplemente no sirves para el puesto si no puedes o no quieres seguir unos cuantos pasos que te exige la solicitud.

Sólo dos de cada 10 solicitantes sigue las instrucciones, así es que si tú puedes seguir las instrucciones, tus posibilidades de ser contactado aumentarán dramáticamente. Si hay pruebas para verificar tus habilidades, considera que dos de cada 100 seguirán las instrucciones. ¡Tus probabilidades serán increíbles si tú eres uno de esos dos!

Una posible excepción – si te piden historial de salarios, quizás sea mejor que te abstengas. Nosotros revisaremos este punto inmediatamente si tu historial o tus expectativas no coinciden con nuestra oferta salarial.

Currículums

Tu currículum es una herramienta para que te conectes con un reclutador – no es un listado de tu experiencia laboral ni un acertijo que el reclutador debe resolver. Esto es lo que tienes que hacer para que todo salga bien, si cuentas con el apoyo de un profesional, así evaluarás su trabajo:

1. No hagas que use mis ojos y mi cerebro demasiado. Menos es más. Un currículum claro destacará y demostrará que piensas bien al momento de seleccionar lo que es más importante, que eres detallista y que tomas en cuenta a tus lectores. Incluye una breve afirmación objetiva que sintetiza tu carta de presentación. A veces quien revisa los currículums no verá la carta de presentación que tardaste una hora en escribir – así es que el objetivo es tu oportunidad de resumir todo en unas cuantas líneas. También es una buena oportunidad para que selecciones palabras clave que correspondan con la descripción del trabajo (ve el tercer tema más adelante).

2. Véndete hablando de tus logros. No enlistes responsabilidades. En cinco o 10 segundos, quiero saber para qué sirves y de qué te sientes orgulloso. Quiero saber qué impacto causaste en tus trabajos anteriores. El impacto demuestra tus habilidades, no es un simple listado de tus experiencias laborales.

3. Véndete mostrando lo que es relevante. Tu currículum no es tu historial de trabajo – es una herramienta que te conecta con el reclutador. Para hacer esa conexión, tu currículum debe incluir palabras claves tomadas de la descripción del puesto. En cinco a 10 segundos quiero ver que encajas en esta empresa porque has hecho un trabajo similar y puedes resolver mis problemas de negocios. Que todo quede claro. Que cada palabra que hay en tu currículum signifique algo. No incluyas tu domicilio.

Incluye detalles importantes. ¡Dame números! ¿Cuántas personas supervisaste? ¿Cuántos clientes administraste? ¿Cuánto vendiste? Puedo obtener esa información de tu parte, pero en verdad me impresionarás si me das las respuestas antes de que te haga las preguntas.

4. ¿Tienes una edad avanzada? ¿Tienes demasiada experiencia? No lo hagas notar. Sólo habla de tus últimos 10 años laborales. No menciones las fechas de cuándo estudiaste y modera el nivel de responsabilidad que has tenido. La mayoría de los reclutadores estarán alertas al tener candidatos con 20 años de experiencia o más, o un nivel significativamente mayor de responsabilidad en trabajos anteriores.

Sí, debes decir la verdad y nosotros eventualmente nos daremos cuenta de todo, pero tus posibilidades de tener una conversación con el reclutador mejoran si tu currículum no hace notar que tienes una edad avanzada y demasiada experiencia. Yo sé, es injusto y lo que tú quieras – lee la siguiente sección sobre los blogs si quieres cambiar tu suerte.

5. Nada de abreviaturas o jerga. Nada de errores ortográficos. Las abreviaturas o los acrónimos que no reconozco son señales de que no tienes conciencia de la situación ni empatía y eso funciona en tu contra. Las faltas de ortografía y los errores tipográficos sólo garantizan que tu currículum será eliminado. ¿Por qué?

Haces lo mejor que puedes en tu búsqueda de trabajo, ¿verdad? Así es que si no estás evitando los errores más simples, vas a ser un dolor de cabeza cuando trabajes para mí. Entonces usa el corrector gramatical y lee todo lo que escribas en voz alta. Podrás detectar más errores de esta manera, si no es que todos.

Formando redes

La mayoría de los trabajos no están publicados — entonces, ¿cómo encontramos los empleos ocultos?

Las personas como yo siempre empezamos averiguando informalmente: “Oye, vamos a contratar a otro desarrollador PHP, ¿conoces a alguien?” Te recomendarán para estos puestos cuando tienes una buena red profesional – muchos amigos bien colocados.

Pero no hay maneras de formar redes sin equivocarse y tiene sentido que esto te de un poco de miedo. Tememos toparnos con alguien muy frío, que nos rechacen o que terminemos hablando con alguien que ya nos conoce. No queremos cruzarnos en el camino de personas que hablan demasiado. Si te da miedo formar redes, entonces pon atención a lo siguiente:

1. Colócate en una posición clave – Hazte voluntario de un grupo de intercambio comercial o de una red de negocios para que puedas coordinar las invitaciones de los oradores. La gente inteligente y exitosa vendrá a ti, ¡y conocerás a la gente adecuada! Puedes crear un sitio web y entrevistar a tus héroes.

2. Enfrenta tus miedos – te rechazarán unas cuantas veces al empezar a crecer dentro de tu red. ¡Y qué! Acéptalo y establece la meta de conocer a tres personas en el próximo evento al que asistas. Asumir el rechazo y el fracaso es la clave de tener éxito en todo. Piensa en un niño que aprende a andar en bicicleta y que dice “NUNCA APRENDERÉ” y tú te ríes. ¿O no?

Cuando envías 10 correos invitando a la gente con la que quieres ir a almorzar, ten en cuenta que ocho o nueve personas te rechazarán. En cuanto logres que la número 10 te diga sí, cambiarás el rumbo de tu vida. No tomes el rechazo como algo personal. Yo rechazo 99 de 100 invitaciones. Me comprometo demasiado y tengo limitaciones por mi salud, pero ese es asunto mío, no tuyo – así es que despabílate.

3. Empieza a hacer entrevistas informativas. Funcionan tal y como Steve dice:

¡La entrevista informativa funciona! Hace cinco años llamé al que hoy es mi supervisor y le empecé a hacer preguntas sobre la empresa, el departamento en el que ahora estoy, sus funciones, responsabilidades, retos, y otra información pertinente. Hablamos al menos por una hora. Intercambiamos información de contacto, y yo hablé con él otra vez después de eso. Le pregunté acerca del software específico que se usa. Cinco meses después recibí una llamada invitándome a solicitar un trabajo y una entrevista. Me contrataron en 2007. -Steve

A. Haz una lista de 10 personas a las que te gustaría conocer. Empieza con:

  • Gente que tiene un trabajo que te interesa (preferentemente alguien relacionado contigo, los mejores son los compañeros de la universidad)
  •   La gente que trabaja en las empresas donde te gustaría trabajar
  •   La gente que hace cosas interesantes sobre las cuales tú quieres saber más

LinkedIn es un buen sitio para comenzar a navegar, según dice Gisel:

LinkedIn es una herramienta muy útil. . . yo usé esta herramienta para encontrar a las personas de Recursos Humanos en las empresas donde quería trabajar y les envié una solicitud para conectarse. La mayoría aceptaron mi petición, y en resumen – conseguí tres entrevistas de trabajo usando este método y LinkedIn como herramienta de búsqueda de trabajo. Comencé este nuevo proceso en diciembre ¡y la semana que entra empezaré mi nuevo empleo! -Gisel

B. Manda un correo como el ejemplo que viene a continuación (usando la dirección de tu universidad si tienes) o elige aquí una plantilla que te quede mejor:

Tema: Eric – solicitud de chat de un alumno de University of Virginia

Estimado Eric,

Me llamo Jason Hall y acabo de egresar de UVA, también vivo en Boulder, Colorado. Te encontré en LinkedIn y te escribo para ver si tienes 15 minutos para conversar conmigo acerca de negocios por internet; pienso que debes saber mucho acerca del tema debido a tu perfil en internet y sitio web.

Valoro mucho la posibilidad de saber más de ti, comprender cómo hiciste para llegar a donde estás y pedirte consejos.

Si tienes tiempo, estoy disponible en los siguientes horarios:

• Viernes 2/12 de 3 a 6 pm
• Sábado 2/13 de 12 a 4 pm
• Lunes 2/15 de 6 a 8 pm
• Martes de 2 a 4 pm
• Miércoles de 1 a 4 pm
• Jueves de 4 pm – 6pm

Gracias,

Jason

(303) 422-6762

C. Por qué funciona:

  1. El asunto llama la atención rápidamente por el nombre, es breve y fácil de leer en un celular, hace una conexión personal con mi escuela, y es claro (no hay trucos ni confusión).
  2. En el texto haces dos conexiones – perteneces al mismo clan (Universidad) y estás en la misma ciudad.
  3. De esta manera es fácil de decir ‘sí’ a tu solicitud que es concisa, además te tomaste el tiempo de compartir tu calendario con horas específicas cuando realmente estarás disponible (y a la mejor hora para ti, no cuando te acabas de levantar o estás comiendo).
  4. Usaste un saludo amable e incluiste tu número telefónico (tal vez te hablen cuanto antes, así es que envía el correo cuando tengas una media hora libre).

D. Qué decir por teléfono:

  1. Pregunta si es un buen momento para hablar.
  2. Dale las gracias a esta persona por darte su tiempo.
  3. Preséntate brevemente y explica por qué te has comunicado.
  4. Sé positivo para que generes buenas emociones.
  5. Inicia la conversación así: “Entonces, en verdad me interesa conocer tu trayectoria – cómo llegaste a donde estás y si tienes algún consejo para alguien como yo…”. Pero si esta persona escribe un blog, ¡asegúrate de leerlo primero y menciónalo! Si parece que quieres que te diga personalmente por teléfono lo que he pasado horas escribiendo en mi blog, pensaré que eres un idiota.
  6. Cállate y escucha, no interrumpas.
  7. Pregunta: ¿Hay algo que ojalá hubieras sabido cuando estabas empezando?
  8. Pregunta: ¿Crees que debería hablar con alguien más?
  9. Termina la llamada a tiempo aunque sabes que la persona está gozando la llamada. Quieres que te vean como un comunicador eficiente entonces no exprimas a la persona. ¡Si pediste 15 minutos, termina la llamada en 15 minutos!

E. ¡Mantente en contacto!

  1. Envía un correo breve de agradecimiento después de la llamada.
  2. Comprende que tal vez no tengas mucho que ofrecerle a un experto que te dio su tiempo y que pudo haberte cobrado $200 la hora o más. Lo que tienes por ofrecer es un buen karma – demuéstrale que gracias a él el mundo es un sitio mejor.
  3. Envía mensajes periódicamente dejando a la persona saber cómo implementaste sus consejos y cómo funcionaron. Déjale saber que te impactó y cómo terminó tu aventura. Eso no tiene precio.

Blogs

Las buenas empresas quieren contratar al mismo “talento”. Queremos contratar empleados inteligentes, dinámicos, apasionados y atrevidos, que hagan bien las cosas, que les importen las cosas y que llenen a los demás de energía.

“¿Eso es todo?” te preguntas. Lo siento, pero así es, eso es todo lo que queremos y eso es lo que estás tratando de comunicar en tu carta de presentación, tu currículum y en la entrevista – ¡que tú eres la última Coca-Cola en el desierto!

El problema de reclutar es que muchas de las personas que buscan empleo (tú entre ellas) saben exactamente lo que estoy buscando y lo que quiero oír. Por eso hago entrevistas de dos horas usando el proceso TopGrading de Brad Smart. Es todo lo que necesito para determinar la credibilidad de los prospectos.

Si tú en verdad tienes la inteligencia, la energía, el liderazgo, la pasión, el cuidado y la habilidad para hacer las cosas, la forma más segura de probarlo es con un blog. Cuando has estado escribiendo con regularidad por seis meses, un año o más, sabemos que eres auténtico.

Un buen blog es oro macizo para tu credibilidad y tiene el potencial de llevarte al primer sitio de la lista de candidatos. Pero ten cuidado – tu blog también puede eliminarte. Esta es una lista que deberás revisar para tu blog.

El arte de la entrevista

¿Quieres ser el primero en la lista luego de tu entrevista? Prepárate más que cualquier otro candidato. Pero eso no siempre basta porque para conseguir el trabajo tienes que ponerte en venta. Lo que necesitas saber aquí lo tienes, pero si no te sale natural, considera también conseguir la ayuda de un asesor.

1. Investiga a la empresa, el puesto y la administración. Quizás te veas muy bien en el papel, por teléfono y tus respuestas sean muy buenas, pero si no me has estudiado ni sabes nada de la empresa no te contrataré porque sé que realmente no te interesa el trabajo. ¿Cómo puedes estar interesado si no sabes quiénes somos y qué hacemos?

La cultura es un factor importante para la contratación e investigar a la empresa te permitirá que te vistas, te veas y hables como un miembro del equipo. Es verdad, te tratan dependiendo como te ven, por eso haz lo que puedas para que te vean bien (si te sientes cómodo con ello). Estudia las cosas para que sepas si vas a encajar y no presumas durante la entrevista. Si has hecho tu tarea, relájate y que todo fluya con naturalidad.

Si no haces tu tarea, no podrás hacer preguntas inteligentes, entonces tampoco aprobarás el punto 12.

2. Debes saber claramente por qué quieres trabajar en mi empresa. Me importa porque estoy buscando a alguien que pasará los años conmigo, en las buenas y en las malas. Si no sabes por qué o no tienes una buena razón para buscar el puesto, no podremos entendernos.

3. Qué cosas en tu vida y en tu carrera te da orgullo. Cuéntame qué impacto has causado en tus trabajos anteriores. Piensa en unas cuantas historias que pueden servirte para que ilustres cada punto clave que quieres plantear sobre tu persona. Cuéntame por qué crees que tu experiencia y tus habilidades concuerdan con el puesto que tengo vacante. Platícame acerca de las similitudes entre tus experiencias previas y mis necesidades. Dime cómo causarás un impacto en mi empresa. ¿Cómo ahorrarás y generarás dinero para mi empresa?

4. Debes saber cómo responder las preguntas más comunes y las más difíciles que pueden hacerte. Cada entrevistador te preguntará cuáles son tus debilidades y tus fallas. Si eres perfecto o respondes,”soy impaciente,” no te contrataré.

Nunca he conocido a una persona talentosa que no tenga unos cuantos defectos y que no ha cometido algunos errores interesantes. Las preguntas que debes responder sin titubear son:

  • ¿Por qué debemos contratarte?
  • Dime acerca de ti. ¿Cómo te describirías?
  • ¿Cuáles son tus puntos fuertes? ¿Tus debilidades?
  • ¿Qué te motiva?
  • ¿Cuáles son tus expectativas salariales?
  • ¿Describe (en cada puesto que has tenido) una falla/error/dificultad y ¿cómo la superaste?
  • ¿Qué es lo más difícil que has hecho? ¿Lo más chistoso que te ha pasado en el trabajo? ¿Tu mayor desilusión?
  • ¿Qué te gustaría hacer dentro de cinco años?

5. Revisa tu currículum y todos tus materiales que piensas ofrecer un día antes de la entrevista. Lee todo en voz alta – detectarás más errores así, si no es que todos. Espera un día o dos y vuélvelos a leer. Pregúntale al menos a otra persona que revise tu currículum.

6. Lleva copias de tu currículum y una libreta. Toma notas si es adecuado.

7. Sé agradable y pulcro. Nunca fumes antes de una entrevista y cuida que tu cuerpo no despida olores y que no tengas mal aliento porque eso arruinará la entrevista antes de que comience.

8. Sé agradable al hacer una conexión: Primero, lo básico – sé puntual, apaga tu celular, saluda con firmeza, establece contacto visual, sonríe y usa el nombre de tu entrevistador (el apellido es lo mejor a menos que te pidan que uses el nombre). Ten seguridad en ti mismo y sé positivo – no hables mal de tus jefes anteriores porque, como reclutador, es probable que me identifique con ellos.

Recuerda sonreírle a todos, no sólo a tu reclutador. Todos los que conozcas contarán — recuerda sus nombres. Si no me tratas como al resto de la gente en mi equipo, esa es una mala señal.

En segundo lugar, busca algo que tengan en común, alguien que los dos conozcan en la empresa (consulta Facebook y LinkedIn), los equipos favoritos, los pasatiempos, etc. Estudia al reclutador en línea antes de la entrevista y busca pistas en la oficina cuando llegues.

9. Lee el lenguaje corporal. A la mayoría de los entrevistadores no les gusta las malas noticias y te dirán sólo lo que quieres escuchar aún cuando quieran deshacerce de ti lo antes posible. Sin embargo, nuestro lenguaje corporal nos traiciona. Nuestras voces mienten, pero el cuerpo siempre dice la verdad. Nos cruzamos de brazos, evitando el contacto visual o nos movemos mucho cuando internamente tenemos conflictos o estamos aburridos. Lee el lenguaje corporal y si te dice que tu entrevista no va bien, ¡averigua por qué!

Cuando tu entrevista va bien, quizás el entrevistador se incline hacia enfrente, sin cruzar brazos ni piernas, con las manos abiertas, y el saco sin cerrar, con un buen contacto visual. Esta es la misma postura buena, abierta y comprometida que tú debes mantener.

10. No titubees. Concéntrate en la respuesta a cada pregunta y ten cuidado de no irte por la tangente. Al principio no des muchos detalles – eso es hablar de más. Deja que yo te haga las preguntas. No llenes los silencios a menos que te lo pida. A veces quiero pensar cuando hago una entrevista – déjame hacerlo.

11. Evita las palabras rimbombantes y que estén de moda. Si tus respuestas son acartonadas y veo que estás usando palabras rimbombantes para impresionarme, te relacionaré con todos los candidatos que he contratado que hablaban bien pero hacían todo mal. ¡Evita esto! Habla desde tu experiencia acerca de tu experiencia – sé honesto y auténtico. Eso me impresionará.

12. Haz preguntas buenas que demuestren que todo te importa. Si preguntas algo que pudiste aprender en 60 segundos en nuestro sitio web, no conseguirás el trabajo. Si la mayoría de tus preguntas se refieren al sueldo, no te contrataré. Las preguntas que haces revelan tu interés en el puesto y qué tanto lo has estudiado. También me ayudan a comprender tu experiencia laboral anterior.

Pregúntame cosas difíciles – expresa lo que te preocupa de mi empresa. Lo más probable es que me impresionarás con tu pensamiento crítico y tu autenticidad.

Al inicio de la entrevista pídele a tu entrevistador que describa al candidato ideal. Debes confirmar lo que crees que ya sabes acerca del trabajo antes de llevar la entrevista por el rumbo equivocado.

Las buenas preguntas son abiertas y no pueden responderse con un sí o un no.

Pídele retroalimentación a tu entrevistador durante la entrevista – “¿Cómo me ves dentro de tu empresa?” o “Del uno al 10 (10 es lo mejor), ¿cómo crees que desempeñaré este puesto?” La siguiente pregunta te dará un excelente seguimiento: “¿Qué puedo hacer para obtener mejor calificación?”

Pedir retroalimentación durante la entrevista puede parecerte incómodo, pero ‘el cerrar el trato‘ como se dice, demuestra tu fuerza y madurez. Mejor aún, tendrás la información que necesitas si no es que una oferta de trabajo.

13. Envía un correo de agradecimiento el mismo día de tu entrevista. Si te entrevisto y no me envías pronto un correo de agradecimiento, se acabó, no importa si en todos los otros aspectos eres el candidato perfecto. No tiene nada que ver con mi ego, los negocios son así.

Buscamos personas con 1) mucho interés en trabajar con nosotros 2) que estén al pendiente y que 3) traten a todos dentro y fuera de la empresa con sensibilidad. Dar las gracias (o no hacerlo) es una prueba perfecta para nosotros. En tu nota de agradecimiento, date la oportunidad de incluir materiales o referencias que crees que pueden ayudarte.

Este es un ejemplo de un chat real que tuve hoy:

Keith: Hola Eric, ¿ya tomaste alguna decisión con respecto al puesto de Atención al Cliente?

Eric: Hola Keith, ¿de casualidad me enviaste algún correo?

Keith: no, creí que tenías mi currículum.

Eric: Si tengo tu currículum y me encantaría contratarte, pero esperaba tener más comunicación de tu parte. Estoy buscando a alguien que esté al pendiente y que cuidará a los clientes. Eso significa mucha comunicación. Después de tu segunda entrevista te envié un correo pidiéndote referencias también…

Keith: okey, creo que no recibí ese correo.

Eric: Supongo que no, pero gracias por tu tiempo y suerte.

Keith: okey, te deseo lo mismo.

14. Deja algo con lo cual el empleador podrá recordarte o serás otro más del montón. O eres fascinante o te olvidarán.

15. Comunícate con tu entrevistador regularmente para que estés al tanto hasta que te contraten o te rechacen. A menos que te pidan que hagas esto con menos frecuencia, una vez a la semana funciona perfectamente. Recuerda que contactar a tu entrevistador demostrará tu habilidad para administrar un proceso y darle seguimiento. Estás mostrando habilidades por las cuales quizás te contratarán.

Referencias

Cuando solicitas un empleo en una buena empresa, tus referencias se vuelven mucho más importantes en el proceso de contratación. No me refiero a las cartas de recomendación.

Me refiero al rol clave para tus referencias. Si quieres prepararte para enfrentar el proceso más duro de todos, esto debes esperar. Primero, imagina que tu nombre es Juan y te acabo de entrevistar preguntándote lo mismo cada vez que hablamos de tus trabajos anteriores:

  • ¿Cómo se llama tu jefe?
  • ¿Cómo fue trabajar con él/ella?
  • ¿Cómo crees que te calificará en una escala de uno al 10 si yo se lo pregunto?
  • ¿Qué razones dará tu jefe para calificarte así?

Al final de la entrevista, yo te pediré información de contacto de cada uno de tus jefes anteriores (y quizás algunos colegas) a los que nos referimos en la entrevista. Te pediré que les avises y les pidas permiso para que me comunique con ellos.

Cuando me comunique con ellos esto es lo que preguntaré:

  • ¿En qué contexto trabajaste con Juan? (para iniciar la conversación)
  • ¿Cuáles son las fortalezas de Juan?
  • ¿En qué áreas Juan mejoró más?
  • ¿Cómo calificarías el desempeño de Juan en ese puesto del uno al 10? ¿Qué aspectos de su desempeño te hacen que lo califiques así?
  • Juan mencionó que batalló con [algo] en ese empleo. ¿Puedes contarme más de eso? (luego pediré ejemplos)
  • ¿Juan es una de las mejores personas con las que has trabajo?

Estoy buscando personas que reciben consistentemente calificaciones de ocho, nueve, y 10 cuando pido referencias. Algo menor es una mala señal y debo poner atención. Un seis no es nada bueno pero quiero comprender por qué existe.

Los reclutadores saben que a la gente no le gusta dar referencias negativas. Quieren ayudar a sus antiguos colegas, no afectarlos y no quieren tener problemas. Quieren sentirse bien y evitar arruinarle la vida a alguien con una simple referencia.

Por eso cuando vacilan (“si… luego, este… pues”) probablemente la persona está evitando decir algo que te afectará o exponerse a una demanda.

Cuando el halago es vago al momento de pedir referencias el mensaje es claro.

Una buena referencia se dará con mucho entusiasmo y una admiración clara. No habrá dudas ni vacilaciones. Hay una chispa que le dice al reclutador que ha encontrado a la persona ideal.

Ahora que ya conoces nuestros trucos, la pregunta del millón es – ¿Sabes lo que dicen tus referencias acerca de ti? De no ser así, ¡es hora que averigües qué han dicho de ti!

Pregunta

Si lo has leído todo y sigues teniendo preguntas sobre cómo buscar empleo, ¡mereces una respuesta! Por favor pregunta aquí.

Trabaja inteligentemente

Cuando hayas seguido esta guía y conseguido un trabajo en una buena empresa, te has puesto grandes expectativas. Tu jefe ya cree que eres un estupendo jugador así es que querrás llenarle el ojo. Específicamente tu jefe espera que trabajes inteligentemente — ¡no asumas que sabes lo que eso significa! Ve cómo puedes evitar los errores que pueden matar tu carrera (y conseguir ascensos) con mi guía con pelos y señales para trabajar inteligentemente.

Eric Shannon


Deixe um comentário

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.